Montaña de Siete Colores

Home / Los más populares / Montaña de Siete Colores

La excursión mas increíble que hice cuando viajé a Perú y que no te puedes perder por nada fue a Siete colores o Vinicunca. El valle de siete colores se está volviendo cada vez mas conocido y turístico aunque no tiene mucho tiempo de haber sido descubierto.

Me contó mi guía Juan, que la Montaña de Siete Colores estaba cubierta por nieve y hielo por su altura de 5200 msnm, se encuentra muy cerca de los picos mas altos de los Andes, entre ellos Ausengate. Con el calentamiento global, se empezó a deshacer el hielo y se descubrió la montaña con sus increíbles colores. Verla en vivo es realmente impresionante!

La primera vez que vi la montaña siete colores fue en una foto en Instagram hace como un año y medio. Recuerdo haber pensado que estaba increíble y que en algún momento yo tenía que ir a conocer ese lugar. Después ya la vi en videos de lugares surrealistas y otros posts que me animaron todavía mas. 

Tenía muchas ganas de conocer varios lugares en Perú como Machu Picchu, Valle Sagrado, Cusco, etc. Me habían recomendado muchísimo este viaje amigos y familiares. Cuando me dio la noticia una amiga de la maestría que se casaba en Perú se dio el momento perfecto.

Desde que organicé el viaje para mí era muy importante poder ir a la Montaña Siete Colores. La gente que me había recomendado ir a Perú, no la había conocido, quizá porque es demasiado nueva o porque no es tan fácil llegar. Pero los mismos que me recomendaron y después vieron las fotos en la montaña de siete colores ahora mueren de ganas por regresar. Así que yo te voy contando porque es un most y si vas a Perú tienes que hacer esta excursión.

Planea tu aventura a la Montaña de Siete Colores

Puedes hacer este recorrido de diferentes formas y acomodarlo dependiendo del tiempo que tienes y tus preferencias de viaje. La mayoría son excursiones que te organiza una agencia de viajes, en mi caso usé Travel Group Perú y tuve la mejor de las experiencias con el equipo, la gente y el servicio. Claro que si tu eres un aventurero experimentado puedes hacerlo por tu cuenta. 

Aquí te dejo diferentes itinerarios:

1. Excursión a la Montaña de Siete Colores en un día: Sales de Cusco a las 4 am. Trayecto en coche de 3 horas para llegar a la base. Subida a la montaña, bajada y regreso a Cusco.

2. Mágico Amanecer en Siete Colores: Dos días de excursión con una noche de camping. Este fue el que yo hice y el que recomiendo. Sigan leyendo para saber porque.

3. Excursión a Siete Colores y Ausengate: Caminata de 4 o 5 días para cruzar el pico mas alto, Ausengate, y llegar a la Montaña de Siete Colores acampando todas las noches. Lo pueden hacer amateurs también, pero es para la gente mas aventurera.

Algunos tips para que solo disfrutes y no sufras 

1. Opciones de Subida 

Aunque hay opción de subir a caballo, te recomiendo mucho lo hagas a pie. Para esto debes llegar con cierta condición, camina diario antes del viaje o escoge el tipo de ejercicio que mas te guste. Te juro que te hará la vida más fácil. Durante el trayecto, tu llevas tu propio ritmo. No importa el tiempo que te tome sino que goces la experiencia. Si sientes que no aguantas, puedes rentar un caballo que te lleva bastante alto y solo subes la última parte pero te prometo que caminarlo es mas entretenido y acabas feliz con tantas endorfinas.

2. Llevar el equipo adecuado

Es importante que lleves el equipo adecuado para el trayecto. Esto significa traer botas cómodas que te agarren bien los tobillos y que no se resbalen. Supongo que también lo puedes hacer con tenis, pero la mayoría de la gente escoge este tipo de botas. Si no sabes cuales comprar, escríbeme te puedo recomendar algunas marcas con las que me fue increíble. Otra cosa muy importante es que vayas suficientemente abrigado. El clima de la montaña es muy cambiante y debes prepararte con varias capas cómodas hasta una chamarra de mucho frío. En la tarde y noche baja la temperatura y sopla bastante viento.

3. Precaución del mal de altura

Te van a recomendar mucho los locales tomar té de coca y masticar coca para la altura. Este es el mejor consejo, te da energía y te despierta bastante. Para Siete Colores es mejor ir bien preparado. Compra las famosas Sorojchi Pills, o pastillas para el mal de altura. Alivian cualquier molestar relacionado con el mal de montaña. Contienen ácido acetilsalicílico, salófeno y cafeína. Cada ocho horas te tomas una y te sentirás como paseando por la playa.

Día Uno

Ahora si, listos para visitar la Montaña de Siete Colores. Partimos una mañana alrededor de las 9 am con Juan nuestro guía que nos llevó por el equipo necesario que ya les mencioné arriba. No íbamos preparadas así que pasamos por todo lo necesario al centro de Cusco.

Durante 1 horas de carretera cruzamos varios pueblitos: el pueblito de pan, el pueblito de cuy y así por tema en donde nos paramos en varios a comprar y probar los platos y productos tradicionales peruanos. Las siguientes dos horas cruzando montañas para llegar al punto de partida de la caminata.

Primero pusieron una tienda de campaña para cocinar y sentarnos a comer. Necesitas llenarte de energía antes de empezar la caminata. Las cosas se van con los caballos para que puedas caminar ligero. 

No empaques mil cosas, solo necesitas: lentes para el sol, bloqueador solar, agua y tu cámara. El camino no es complicado. Por lo empinado y la altura cada 10 a 15 minutos sientes que se te sale el corazón, así que te paras, respiras, cotorreas tantito con la gente que vayas y sigues. Mas o menos esta es la dinámica.

El primer día no nos topamos con ningún grupo, guía u otras personas excepto locales que andaban pastoreando a sus alpacas. Ellos te ven y prácticamente corren monte arriba a una velocidad que no puedes entender. Las vistas increíbles. Todo brilla y cambia de color conforme cambia la luz. 

El primer día pasamos la base donde se estacionan los coches que van en un solo día. Avanzamos hasta la entrada oficial. Pasamos a las alpacas bañándose en tierra y llegando a la única casita que existe, paramos por fin. Ahí nos alcanzaron los caballos con las cosas y nos ayudaron a levantar la casa de campaña y el baño provisional. Dimos una vuelta hasta que se metió el sol y ya hacía mucho frío. Cenamos todos en otra casa provisional. Si tienes alguna alergia o no comes algo avisas desde antes para que lleven lo que si puedas comer.

Por ahí de las 8 nos fuimos a dormir. Como a media noche me desperté y cuando salí de la tienda de campaña no podía creer el cielo. Habías mas estrellas que cielo, juro que hasta las galaxias completas se veían, algo que viniendo de una ciudad tan iluminada y poblada como la Ciudad de México me encantó. Ver ese cielo es la razón principal por la que recomiendo acampar al menos una noche. Todavía no es un lugar tan conocido ni saturado pero estoy segura que en algunos años ya no podrás acampar y disfrutar tener todo para ti, así que aprovecha.

Día Dos

Nos levantaron a las 4:00 am con un té de coca. Nos arreglamos, desayunamos y estuvimos listos para partir a las 5:15 am. Sin sueño y mucha emoción por llegar a la montaña. Caminamos la primera hora sin que nos pegara el sol. A las 6:15 nos alcanzo y se puso todo mas increíble, desde ahí ya podíamos ver la montaña de 7 colores a lo lejos. Sin ninguna otra persona mas que nosotros. Es padrísimo ir viendo los letreros de la altura a la que vas llegando y lo que te falta subir, así te paras tantito para ver hacia todos lados y descansar para que no se te salga el corazón.

En el camino te van marcando la longitud que llevas recorrida desde la base y la altura a la que te vas encontrando. 

Seguimos caminando una hora mas hasta llegar a la montaña. No podíamos creer el lugar. De ahí todavía subes un poquito mas y tienes la vista de 360 mas increíble que te puedas imaginar. La montaña de Siete Colores, la cordillera que también está llena de colores, los Andes y el Ausangate nevado. Real no te quieres bajar nunca. Te toma la siguiente hora y media sacando fotos de todo alrededor y quedarte viendo el paisaje.

Por ahí de las 9:00 am que acabamos, empezamos el descenso y podíamos ver a mucha gente que ya venía en camino (los que salieron de Cusco ese mismo día) a ellos a esa hora ya no les tocó caminar solos, les tocó sol desde que empezaron y algunos antes de la mitad de camino ya mejor rentaron un caballo. Es una experiencia increíble que puedes adecuar a tus preferencias. Bajar te toma mucho menos y es más fácil, te puedes tomar un jugo de naranja de camino u otras bebidas que ofrecen los locales.

Llegando a la base donde están los coches esperando, puedes desayunar mas en forma, ir al baño, recuperarte para empezar tu regreso en coche a Cusco. Te prometo que nunca se te va a olvidar. La mejor recuperación es una buena cena cusqueña, un baño y a dormir.

7 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.